17/07/2019
Yo Soy De Murcia

La Contracrónica: El rugido del Palacio

La Contracrónica: El rugido del Palacio

La afición aúpa a ElPozo a las puertas del campeonato

Se les pidió que llegaran con vida de Barcelona, y vaya si lo hicieron. Si había un partido en el que la comunión entre afición y jugadores era clave para el resultado final era este, el tercer partido de las finales de la LNFS y con un empate en la eliminatoria y todo por decidir en casa. El Palacio no falló, y una afición que nunca se ha desenganchado de su equipo, pese a estar cuatro años fuera de una final o nueve sin ganar un título de liga, volvió a responder de manera sobresaliente con la ilusión de volver a ver a su equipo en lo más alto. El Palacio rugió y ElPozo Murcia ganó… ¡Y el lunes puede ser campeón! Pero eso ya dará para otra crónica.

Desde horas antes del encuentro las colas en las inmediaciones del Palacio de los Deportes de la ciudad de Murcia hacían presagiar que se vivía un momento importante, un partido épico de los que se recuerda con el paso de los años. ¡Si, se puede! fue el grito inicial de los más de 7.000 espectadores que presenciaban el partido de la final de Liga Nacional de Fútbol Sala, ¡y vaya si se pudo! El aspecto colorido, enfurecido y motivador hacía que además de los jugadores locales, el encuentro también lo jugara una fiera ambienta y con uñas afiladas, una afición que sólo venía con un fin: el triunfo sin paliativos de los suyos.

La hinchada de los visitantes, con pancarta de los DRACS 91, no paraba de animar desde los primeros instantes, sólo frenados por el pitido de la afición de ElPozo, la megafonía, los tambores y trompetas que animaban a los locales: ¡EL POZO, EL POZO! fue el cántico que inunda el palacio un y otra vez como si de una sola voz se tratara.

Las primeras jugadas de peligro del Barça apagaban un poco el Palacio pero poco a poco los murcianos iban dominando las jugadas de peligro que ponían de pie a los espectadores. Un espectador despierto y hambriento en cada instante que acompañaba con su rugido en cada choque, decisión arbitral, ocasión fallida o disputa del balón.

En el minuto 10 gol llegaría el primer gol del Barça. Leo Santana abría la lata ante el bajón momentáneo de los de locales que enseguida volvían a gritar sin respiro: ¡EL POZO, EL POZO! Los de Diego Giustozzi lo intentaban una y otra vez para empatar el partido. La grada seguía acompañando al equipo mientras la afición visitante seguía sus cánticos en un mismo sonido monótono que rezaba: yo soy culé…

José María ‘Txema’ Almela, presidente del Real Murcia presenció el partido desde el palco de autoridades, a su lado Felipe Coello actual concejal de deportes en funciones, los presidentes de ambos equipos finalistas, además de Tomas Fuertes dueño de ElPozo.

Comenzaba la segunda mitad, bandera roja y azul al aire en el Palacio y ElPozo que encontraba al fin y asumía su parte de una comunión perfecta. Dicha unión llevo al equipo durante toda la segunda mitad a lograr la gesta de la remontada y empatar en el marcador. Prróroga, penaltis y éxtasis final. Murcia vivió una de sus grandes mañanas para recordar en la historia. Una mala racha con la bestia negra del equipo que comenzaba a desparecer, una alegría que inundaba los rostros de los aficionados que regresaban a sus casas en la ya calurosa tarde murciana. Queda aún batalla, pero vamos a sonreír, disfrutar y volver a rugir: ¡EL POZO, EL POZO!


Texto: Pablo de Lucas (@Pablodelucas)

Foto: José Raúl González (@joseragonfid)

 

Este sitio web utiliza utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies